Catarsis en casa

21 abril, 2020

Al pasar los años vivimos infinidad de situaciones y no somos conscientes de que, en muchos aspectos, vamos gastando la vida de tanto usarla. Octavio paz, en su hermoso poema piedra de sol, menciona una frase contundente que es “el olvidado asombro de estar vivos”.

Esta frase es entrañable para encontrar una explicación a lo que hoy la humanidad enfrenta. De repente, estamos con temor a vivir la vida incierta.

Será difícil borrar estos días de angustia e incertidumbre, quedarán en nuestra memoria, confinados los recuerdos que nos tocarán emocionalmente. Pero no olvidemos nuestra gallardía y valentía; generación tras generación nosotros los liceístas hemos superado juntos diversas dificultades y aunque por las circunstancias no podamos intercambiar un abrazo y sentir nuestro calor humano, si resulta esencial saber cómo nos sentimos a través de las herramientas tecnológicas.

Hoy, más que nunca, debemos acercarnos a la virtualización y asumir con mayor compromiso, responsabilidad y amor el rol que estudiantes, padres de familia y docentes tenemos. Es la oportunidad para valorar el lugar que ocupamos en esta gran familia. Juntos conozcamos nuevas formas de aprender y enseñar, que nuestros deseos de construir sociedad no se pierdan a la sombra de esta contingencia, sino por el contrario, que sea el escenario para explotar otras capacidades y destrezas.

La invitación es a que estemos unidos, en contacto, que rompamos barreras y que unidos, como hasta ahora, logremos salir de esta situación y una vez retornemos al colegio nos abracemos y nos digamos entre nosotros GRACIAS por estar siempre ahí.

Angela Lucía Rodríguez Pérez
Docente